fbpx
Cerrar

“Turismo de catástrofe”: las visitas diarias a estaciones siniestradas durante estallido social

La estación Elisa Correa de la Línea 4 del Metro fue una de las más afectadas por destrozos e incendios durante el estallido social, quedando con daños que aún permanecen y que la han convertido en un punto de “turismo” por vecinos del sector.

Tras la jornada más álgida de las protestas, cuando estaciones de Metro fueron quemadas en incendios que son investigados por Fiscalía, muchas estaciones comenzaron a ser recorridas por personas que buscaban conocer su estado y ver en terreno la destrucción de torniquetes, vidrios y boleterías.

Incluso hubo días en que quienes llegaban a la estación podían recorrer el tren siniestrado de Elisa Correa.

El alcalde de Puente Alto, Germán Codina, acusó que la falta de resguardo ha permitido que las estaciones sean constantemente revandalizadas en las noches.

“Los voluntarios pueden venir en la mañana, limpian y luego se vuelve a destrozar lo que va quedando. No queda nada más que quemar adentro de la estación, pero se termina rompiendo lo poco que queda”, dijo Codina en conversación con La Tercera.

Si bien Metro reinstaló un portón metálico el sábado 19 en uno de sus accesos, continúa ingresando gente que pasea por la estación sacando fotos y grabando videos, en una experiencia similar a lo que se denomina “turismo d catástrofe”.

Este lunes volvió a operar la Línea 4, pero solo entre Tobalaba y Quilín, con las 10 estaciones que existen en ese tramo.

Respecto al tiempo que podrían demorar los trabajos de normalización del Metro, desde la empresa han indicado que podrían extenderse hasta marzo de 2020.

scroll to top