fbpx
Cerrar

Un arma silenciosa: redes sociales y abuso de filtros distorsionan la realidad en adolescentes causando graves trastornos alimenticios

La edad de los pacientes que sufren Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) ha disminuido y cada vez son más jóvenes quienes se ponen en riesgo por bajar de peso.

Los TCA son trastornos de salud mental que conllevan alteraciones de la conducta alimentaria. Se caracterizan por una fuerte preocupación por el peso, la imagen corporal y la alimentación. Las personas con esta enfermedad pueden desarrollar una serie de conductas de riesgo buscando bajar de peso, afectando su salud gravemente e incluso causando la muerte en casos más extremos.

Entre las alteraciones de este tipo se encuentran la anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracones. Según María José Leiva, psicóloga, experta en trastornos alimentarios, “el TCA más frecuente en adultos y en adolescentes es el trastorno por atracones”.

El estudio “Trastornos de la Conducta Alimentaria en Adolescentes Chilenos: Una epidemia silenciosa”, realizado el 2022 por la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, reveló que el 6% de quienes sufren algún desorden alimenticio son niñas, niños o adolescentes y de ellos, el 55% son mujeres. Según datos del Colegio Médico, en 2011, 500.000 jóvenes entre 14 y 30 años sufrían anorexia o bulimia, con un 20% de mortalidad. A nivel mundial, según el diario El País, la etiqueta #Pérdidadepeso en TikTok tiene más de 10 mil millones de visitas y solo el 1,4% de los consejos nutricionales son publicados por nutricionistas titulados.

“Las redes sociales han generado un aumento de los TCA y una aparición en pacientes cada vez más jóvenes. Efectivamente es más común en mujeres, pero ha ido en aumento de modo significativo en la población masculina en los últimos años”, señala Leiva.

La psicóloga explica que las redes sociales son un portal hacia un mundo distorsionado de cuerpos editados. “El uso de filtros nos expone constantemente a cuerpos “ideales” y patrones de belleza imposibles de alcanzar. El acceso cotidiano a este tipo de imágenes aumenta la comparación, las acciones de chequeo corporal, impacta en la autoestima y en la percepción de imagen corporal”.

María José Leiva explica que los trastornos alimentarios pueden ser difíciles de identificar, ya que las personas que los padecen a menudo ocultan sus síntomas o no son conscientes de que tienen un problema. Sin embargo, hay algunas señales de alerta que podrían indicar la presencia de un trastorno alimentario.

Las señales pueden variar según el tipo de trastorno alimentario, pero algunas de las más comunes según la psicóloga son:

  • Cambios significativos en el peso corporal.
  • Obsesión por la comida, la dieta y el peso.
  • Conteo de calorías.
  • Cambios en los hábitos alimenticios como saltarse comidas, comer en secreto o negarse a comer ciertos grupos de alimentos.
  • Cambios en la apariencia física como aspecto desnutrido, palidez, fragilidad en el cabello y las uñas e hinchazón abdominal.
  • Obsesión por el ejercicio.
  • Cambios emocionales y sociales.

“Cabe recordar que no todas las personas con trastornos alimentarios mostrarán todas estas señales que pueden variar en gravedad. Lo importante es detectarlas y buscar ayuda. Los trastornos alimentarios son graves y potencialmente mortales, pero con el apoyo adecuado, la recuperación es posible”, finaliza Leiva.

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top