fbpx
Cerrar

Estudio puso a prueba a loros domésticos y demostró que los animales pueden comunicarse por internet

Este estudio es el primero en su tipo y se desarrolló entregando a loros domésticos herramientas tecnológicas para comunicarse, donde aprendieron a hacer llamadas y socializar. 

Un nuevo estudio que ayudó a los loros domésticos a hacer videollamadas entre sí sugiere que las aves pueden haberse beneficiado al hacer nuevos amigos emplumados a través de Internet.

Especialistas en interacción animal-computadora en universidades de Escocia y Estados Unidos están detrás de la investigación, que se presenta en la Conferencia ACM sobre factores humanos en sistemas informáticos este 24 de abril.

Los hallazgos provienen de más de 1.000 horas de observaciones en video del comportamiento de 18 loros domésticos en el transcurso del estudio de tres meses. Las aves aprendieron a llamarse entre sí con el apoyo de sus cuidadores humanos, quienes también tomaron notas detalladas sobre las experiencias de sus mascotas.

Durante el estudio, el primero de su tipo en ofrecer a los animales los medios para contactarse entre sí cuando así lo decidieran, los loros se involucraron más regularmente en comportamientos sociales como acicalarse, cantar y jugar.

Asimismo, los loros que hicieron la mayor cantidad de llamadas también recibieron más llamadas, lo que sugiere que el estudio ayudó a las aves a ser más sociales. Sus cuidadores, seleccionados entre voluntarios en los EE. UU., también informaron una mejora en el vínculo con sus mascotas.

Los loros no han sido los únicos

El estudio fue desarrollado por un equipo transatlántico de investigadores que ya han investigado por separado el potencial de la tecnología para enriquecer la vida de los animales en los zoológicos y en el hogar.

Esa investigación ha incluido DogPhone, un estudio que permitió que un perro mascota sacudiera una pelota para hacer una videollamada con su dueño y JoyBranch, un dispositivo interactivo para permitir que los animales del zoológico reproduzcan música en su recinto. También han desarrollado juegos interactivos para tabletas y dispositivos de tablero de diálogo para loros.

Los investigadores colaboraron para investigar si los loros mascotas, aves inteligentes y muy sociales, podrían aprender a hacer y recibir videollamadas por su propia voluntad para ayudar a mitigar el aislamiento doméstico, y si elegirían hacerlo una vez que comprendieran el proceso.

En la naturaleza, muchas especies de loros viven en grandes bandadas, pero en cautiverio tienden a mantenerse solos o en pequeños grupos. El aislamiento y el aburrimiento pueden hacer que las aves desarrollen problemas psicológicos, que pueden manifestarse como balanceo, ritmo excesivo o conductas autolesivas como arrancarse las plumas.

Los loros domésticos a menudo también se ven afectados por enfermedades transmisibles, incluida una enfermedad terminal llamada ganglioneuritis aviar que afecta a más del 40 % de la población en los EE.UU para disminuir el aislamiento de las aves.

La tecnología y el internet podrían ayudar a los loros domésticos

La Dra. Ilyena Hirskyj-Douglas, de la Facultad de Ciencias de la Computación de la Universidad de Glasgow, es una de las autoras del artículo. “La tecnología de videollamadas ayudó a muchas personas durante los primeros días de la pandemia de COVID, donde el autoaislamiento era vital para frenar la propagación del virus”, dijo en un comunicado.

“Hay 20 millones de loros que viven en los hogares de las personas en los EE.UU., y queríamos explorar si esas aves también podrían beneficiarse de las videollamadas. Si les diéramos la oportunidad de llamar a otros loros, ¿eligirían hacerlo y lo harían? la experiencia beneficia a los loros y sus cuidadores?”, explicó.

Para diseñar el estudio, los investigadores primero consultaron con expertos sobre la viabilidad de usar pantallas para vincular socialmente a las aves. A esto le siguió un estudio piloto inicial con cuatro pájaros que arrojó resultados que sugerían que la idea podría tener alas.

Después de eso, el equipo reclutó voluntarios de los usuarios de Parrot Kindergarten, un programa educativo y de entrenamiento en línea para loros y sus dueños, para un proyecto de investigación más profundo.

El estudio del equipo llevó a las aves a través de dos etapas distintas. En primer lugar, durante dos semanas y con la ayuda de sus cuidadores, las aves aprendieron a tocar una campana y luego tocar una foto de otra ave en la pantalla de una tableta para activar una llamada a esa ave. Las llamadas solo funcionarían cuando los cuidadores pudieran ayudar en ambos extremos.

Esas llamadas introductorias iniciales, que sumaron 212 en total, estaban estrictamente limitadas a un máximo de cinco minutos, y sus cuidadores terminaban la llamada tan pronto como la atención del ave se desviaba.

La Dra. Rébecca Kleinberger, profesora asistente en la Universidad Northeastern e investigadora afiliada en el MIT Media Lab, es coautora del artículo. Agregó: “Es de vital importancia que cualquier estudio con animales incluya pautas éticas sólidas en todos los aspectos de la investigación. Fuimos muy cuidadosos al capacitar a fondo a los cuidadores de las aves para asegurarnos de que pudieran ofrecer un nivel adecuado de apoyo para empoderar a sus loros, sino también ayudarlos a evitar experiencias negativas. Tan pronto como las aves mostraron signos de distracción o incomodidad, las llamadas se detuvieron.

“Una vez que terminó la introducción inicial de dos semanas y las aves se sintieron cómodas con los conceptos básicos del procedimiento, los loros podían optar por llamar a otras aves a su voluntad tocando la campana y luego seleccionando el ave que querían llamar. Esta dos- la selección de pasos también fue crucial para evidenciar una fuerte corroboración, asegurando que las llamadas no fueran aleatorias, o simplemente basadas en que a los pájaros les gusta la campana”.

Esta segunda fase de sesiones de “llamada abierta” duró dos meses y los cuidadores supervisaron 147 llamadas deliberadas entre aves, con la ayuda de sus cuidadores.

La Dra. Jennifer Cunha, investigadora afiliada de la Universidad Northeastern y cofundadora de Parrot Kindergarten, Inc., ayudó a reclutar y capacitar a los cuidadores de loros y también fue coautora del artículo. “Vimos algunos resultados realmente alentadores del estudio. Los loros parecían comprender que realmente estaban interactuando con otras aves en la pantalla y su comportamiento a menudo reflejaba lo que esperaríamos de las interacciones de la vida real entre este tipo de aves. Vimos que las aves aprenden a buscar alimento por primera vez, y un cuidador informó que su ave voló por primera vez después de hacer una llamada”

“Todos los participantes en el estudio dijeron que valoraban la experiencia y que querrían seguir usando el sistema con sus loros en el futuro”, dijo.

La Dra. Hirskyj-Douglas también agregó: “El Internet de los animales ya está aquí: hay cientos de productos en el mercado que permiten a los dueños de mascotas interactuar con sus animales de forma remota a través de la red, pero su diseño se centra principalmente en lo que quieren los humanos, no en lo que sus las mascotas necesitan”.

El equipo internacional continúa trabajando en conjunto y su trabajo futuro se centrará en desarrollar marcos éticos sólidos que se centren en los requisitos físicos, mentales y emocionales de los animales y eviten centrarse en los humanos. “Estudios como este nos ayudarán a saber cómo se ve eso y cómo podemos construir mejores sistemas en los próximos años”, dijo la Dra. Hirskyj-Douglas.

Fuente: biobiochile.cl

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top