fbpx
Cerrar

Gobernador de Atacama solicitará formalmente al Gobierno que Tierra Amarilla sea declarada Zona Afectada por Catástrofe Ambiental

La primera autoridad de la región, ya dictó además una resolución que declara “situación de emergencia medio ambiental” en la comuna, la que permitirá instar a las diferentes entidades privadas y públicas a aprobar planes, programas, proyectos e iniciativas de carácter urgentes para mitigar los efectos adversos provocados por la subsidencia generada por faenas mineras.

Con el objetivo de facilitar medidas y cursos de acción inmediatos y urgentes para brindar oportuna ayuda material, humana, técnica y especializada, además de agilizar las investigaciones y medidas de mitigación que se requieren para brindar seguridad a los habitantes de Tierra Amarilla, el Gobernador de Atacama, Miguel Vargas Correa, anunció que solicitará formalmente al Gobierno que la comuna sea declarada “Zona Afectada Por Catástrofe Ambiental”, debido al hundimientos de grandes dimensiones que se generó en terrenos de la operación minera subterránea de cobre Alcaparrosa de Distrito Candelaria, ubicada en Tierra Amarilla.

Cabe destacar que en este hecho la investigación que lleva a cabo el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) “ratifica la información inicial de que existe una sobreexplotación en el caserón que se encuentra ubicado bajo la zona del hundimiento” lo que fue informado por la ministra de Minería, Marcela Hernando, quien agregó que podría haber afectado al acuífero existente en el lugar.

En este sentido, el documento entregado por el Gobernador indica que “los antecedentes hidrológicos e hidrogeológicos recopilados desde el 30 de Julio de 2022 hasta la fecha, en la subsidencia ocurrida, dan cuenta de una afectación significativa del acuífero del río Copiapó, el cual se puede cuantificar en una pérdida de 350 litros por segundo. Al respecto, cabe hacer presente que, las evaluaciones de recursos hídricos subterráneos en la zona han cuantificado el tránsito de agua por el medio acuífero en torno a los 500 litros por segundo. Es decir, la pérdida de aguas que no volverá al sistema hídrico a causa del socavón y la perforación de la base del acuífero está en torno al 70% de la oferta. Lo anterior, en caso de no ser solucionado en el corto plazo, generará durante los próximos meses una pérdida paulatina de la disponibilidad y/o la calidad de las aguas, la que suministra el consumo de diversos usos en los últimos tramos del Río Copiapó, entre los cuales se cuenta el consumo humano, saneamiento y agricultura”.

La primera autoridad de la región, ya dictó además una resolución que declara “situación de emergencia medio ambiental” en la comuna, la que permitirá instar a las diferentes entidades privadas y públicas a aprobar planes, programas, proyectos e iniciativas de carácter urgentes para mitigar los efectos adversos provocados por la subsidencia generada por faenas mineras.

Al respecto, el Gobernador Miguel Vargas Correa manifestó “nos ha parecido muy pertinente que esto (definiciones de la mesa intersectorial) se complemente con una declaración de emergencia ambiental a nivel de la región de Atacama, esto permite articular planes de acción desde la región, que sean un complemento a las medidas que se están tomando desde el nivel centra articuladas por el Ministerio respectivo. También nos permite articular un plan de trabajo con la Municipalidad de Tierra Amarilla para impulsar acciones e iniciativas con velocidad, además ponernos a disposición a partir de las facultades que tiene el Gobierno regional, junto al Consejo Regional, para materializar proyectos, iniciativas de inversión que puedan ser útiles”.

El Gobernador agregó que este martes, a través de un documento que se entregará de manera presencial en el Ministerio del Interior, “pediremos que se declare a la comuna de Tierra Amarilla Zona Afectada por Catástrofe Ambiental. Los antecedentes que hemos conocido a partir de la fiscalización impulsada por Sernageomin, y los antecedentes de los que hemos tomado conocimiento a partir del origen en la sobreexplotación del caserón y los impactos en el acuífero, en que aparentemente tenemos pérdida significativa de agua, más de 350 litros por segundo, que estarían provocando un daño considerable en el acuífero. Esto requiere decisiones urgentes (…) si no existiera esta condición de emergencia, estas medidas se retrasan en el tiempo. Nosotros, a propósito de los aluviones, sabemos lo que es actuar con celeridad cuando se tiene una emergencia, por eso es que estamos apelando a que se decrete por parte del Presidente de la República, una condición de catástrofe que facilite los procedimientos”.

El Alcalde de Tierra Amarilla, Cristóbal Zúñiga, aseguró que “nos parece de gran apoyo que el Gobierno regional solicite que se pueda declarar zona de emergencia, nosotros a nivel comunal con el Concejo lo hemos solicitado al nivel central. Entendemos que hoy día hay que tomar decisiones y muchas de esas decisiones involucran recursos, y recursos públicos, ya que no queremos que las mineras financien los estudios, las acciones, y para eso hay que dar la celeridad que se necesita. Hoy día estamos viviendo una emergencia no sólo por el socavón, sino por las grietas que han aparecido alrededor de él, de las cuales ya tenemos informes preliminares que dicen que habría cavidades, habría un espacio debajo de las mismas, que no serían trabajos declarados por las mineras. Es decir, qué es lo que genera este tipo de grietas, este tipo de eventos, hoy día se desconoce, para eso hay que hacer los estudios y nosotros como comunidad necesitamos que esos estudios se hagan rápido. Necesitamos que se considere la emergencia como nosotros la percibimos en la comuna de Tierra Amarilla para que el Gobierno y las entidades públicas puedan reaccionar rápidamente”.

La autoridad comunal detalló que “Sernageomín nos informó que debajo de la grieta de en medio (…) a 80 metros habría un espacio, habría algo que hasta hoy se desconoce, por lo tanto uno puede presumir que bajo las otras dos también habría un espacio pero mucho más profundo, estaría a 80 metros y para poder saber qué es lo que pasa mucho más abajo es necesario un estudio geosísmico, que nos permita ver hasta 500 metros bajo de la tierra, para poder ver que es lo que hay bajo el círculo de grietas que se generó que es similar al socavón. En ese mismo sentido nosotros solicitamos a Sernageomin, a través del Ministerio de Minería, que este mismo estudio que se realice, pueda replicarse también en las viviendas que hoy día también tienen socavones o subsidencias en el patio de sus casas, para saber también qué sucede allí, qué hay debajo de esas grietas”.

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top