fbpx
Cerrar

Copiapó: Apoderado denuncia a Director de establecimiento educacional por implementar Ley Aula Segura

El padre aseguró que no se llevó a cabo ningún protocolo del Manual de Convivencia Escolar, por tanto interpuso un recurso de protección. Además, de denunciar los hechos al Instituto Nacional de Derechos Humanos, ya que, hay estudiantes que sí son causantes de hechos de violencia en el lugar y de igual manera, interpuso al Ministerio Público por las amenazas y agresiones que sufrieron sus hijos por compañeros del mismo Liceo.

No han pasado ni dos días y el Liceo José Antonio Carvajal de Copiapó vuelve nuevamente a la noticia. Y, es que, los diversos hechos de violencia ejecutados por parte de algunos alumnos del establecimiento educacional, han ocupado páginas de diversos medios de comunicación. En esta oportunidad fue un grupo de estudiantes que agredieron a otros compañeros y profesores, donde incluso, hubo rotura de vidrios y fuga de alumnos para participar de una marcha contra el Servicio Local de Educación de Atacama. Sin embargo, este hecho, se suma a otros en diferentes liceos y colegios en Atacama en las últimas semanas.

“Aplicaron la Ley N° 21.128 correspondiente a Aula Segura a mis hijos y sinceramente considero que no aplica. Es una medida extrema, porque en un caso de delito por último la persona tiene derecho a defenderse con un abogado, en este caso, se implementa de manera unilateral, y en este caso, los alumnos no tienen derecho a defenderse, mientras que, hay estudiantes en el liceo que sí causan daño, hay que ver que pasó hace unos días atrás y los incidentes hasta con Carabineros”, dijo Hayter Bordón, padre de los alumnos expulsado por la Ley Aula Segura.

Debido a esta situación es que, Bordón, interpuso un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Copiapó, por vulneración de los derechos del niño, ya que el pasado 27 de mayo fue notificado por el Liceo José Antonio Carvajal, documento firmado por su Director Vladimir Labbé, que sus hijos eran expulsados por hechos ocurridos el pasado 11 de mayo.

“Cómo padre y apoderado tengo súper claro que los chicos regresaron este año muy violentos. Y, no sólo ocurre en Copiapó, sino que al final hemos visto estos hechos en todo el país. Ahora, si mis hijos fueran responsables no estaría dando la cara, esa es la diferencia, además, desde el Liceo no se aplicó ningún tipo de protocolo. En ningún caso tuve reunión con el encargado de convivencia escolar, ni mucho menos cuando solicité apoyo con psicólogas me lo entregaron”, relató el padre de estos dos alumnos.

Acorde a los antecedentes entregados en el recurso de protección, el pasado 25 de abril, los hijos de Bordón salieron de clases y en las intersecciones de avenida Henríquez con avenida Los Carreras, fueron interceptados por un grupo de jóvenes del liceo, donde testimonio de testigos, se intentó asesinar a los alumnos: “Es por eso que el 27 de abril fui al liceo, ya que ese día salí de descanso, pedí conversar y ayuda al establecimiento educacional, ya que había un estudiante identificado. En esa oportunidad no estaba el director y el subdirector no tomó en cuenta mi situación”, comentó el padre de los chicos expulsados, a lo que además agregó: “Horas más tarde, me llaman desde el mismo liceo para comentarme que un estudiante amenazó a uno de mis hijos “que le daría un escopetazo” por qué denunció lo ocurrido hace dos días atrás, algo que dejé claro por medio de una denuncia en fiscalía, porque además ese mismo día en la tarde, mi hijo fue perseguido por otros 3 alumnos más hasta llegar a la casa y fuimos todos amenazados”.

Desde la Fiscalía de Atacama se indicó que respecto de este caso ingresó una denuncia en la Fiscalía Local de Copiapó, la que se encuentra vigente y en proceso de reunir evidencias. Además, el denunciante fue citado hace unos días a esta Fiscalía Local atendiendo a una solicitud que él mismo realizara. Lo que se concretará durante esta semana.

 MANUAL DE CONVIVENCIA ESCOLAR DE MINEDUC

Atacama Noticias ingresó al portal web del Liceo José Antonio Carvajal para revisar el protocolo de convivencia escolar, sin embargo la página no está disponible. Por tanto, se revisó el que es utilizado por el Ministerio de Educación, en donde señala que existe un Equipo de Convivencia Escolar, que lo integran un Inspector General, Encargado de Convivencia, Profesionales de apoyo psicosocial, orientador y otros de la comunidad educativa, el que tienen como rol: Tener una mirada proyectiva sobre cómo prever y atender situaciones de violencia escolar suscitadas al interior del establecimiento educacional. De igual manera, desarrollar las mejores estrategias para formar a grupos de estudiantes que puedan hacerse cargo del manejo de conflictos. Además, implementar mejores estrategias para capacitar a otros docentes, madres, padres y/o apoderados en la aplicación de normas de convivencia y protocolos de actuación con sentido formativo.

“Es ahí donde no comprendo qué está sucediendo, ya que estuve todo ese día atento al wasap del grupo del curso, es más, el profesor jefe estaba al tanto que mi hijo después de mucho tiempo había asistido a clases. Pero, nunca me imaginé que venía algo peor a las 12:46 de la tarde el mismo profesor me indica que mis hijos fueron expulsados por un percance con el director. Mis hijos salieron del liceo y durante todo el día los buscamos, hasta la morgue. Llegaron cerca de las 9 de la noche a la casa y me contaron que huyeron por miedo de ir detenidos. Esto insólito, porque pedí ayuda que mis hijos sufrían bullying, no la recibí de nadie de la comunidad escolar, y luego, los expulsan aplicando esta ley”, dijo Bordón.

Según da a conocer el recurso de protección, además de los hechos descritos, se suscitaron otros episodios, donde incluso, hay mensajes por parte de otros apoderados que alertan a Bordón que uno de sus hijos sufre golpes, amenazas en pleno patio del establecimiento educacional, y en una oportunidad eran más de 15 estudiantes golpeándolo.

Desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos en Atacama, se refirieron a la situación, en donde indicaron que ya realizaron el contacto con el requirente y que por ahora no mantienen un conocimiento acabado de lo que sucedió, es por ello que están recopilando mayor información para determinar si lo planteado se encuentra dentro de las competencias institucionales

Dentro del manual de Convivencia escolar emanado del Ministerio de Educación, en el ítem de las Faltas, se logra diferenciar en Leves, graves y muy graves. En el segundo caso, se califica como graves acciones como: Ensuciar, rayar o estropear la sala, mesas, sillas, mobiliario, patios, pasillos y baños del colegio. 2. Desafiar o negarse a realizar el trabajo asignado en clases por el profesor correspondiente. 3. Incitar a la violencia de cualquier tipo (verbal, psicológica, física, social, cibernética, etc.) 5. Provocar daños a la propiedad privada, ya sea de sus compañeros, del personal del establecimiento, o del colegio. 6. Tener mal comportamiento en actos cívicos matinales o en actos oficiales. Fuera o dentro del colegio. 7. Tener mal comportamiento en las salidas a terreno o en eventos en representación del colegio, entre otros. En cuanto a las Faltas Muy Graves, son las que atentan contra la integridad física y moral de las personas; así como también todas aquellas que están penadas por el código de procedimiento civil y penal, destacando por ejemplo: Portar sustancias tales como: cigarrillos, medicamentos (psicotrópicos y estupefacientes, sin prescripción, ni autorización médica), bebidas alcohólicas, marihuana, cocaína, pasta base, inhalantes, aerosol, y otros de la misma naturaleza, con el fin de traficar, regalar, compartir, promover, vender, etc.

Asimismo, agresión verbal, física o psicológicamente a un miembro de la comunidad educativa. 3. Perseguir, amenazar, molestar o acosar a un compañero haciendo alusión a 13 características físicas, psicológicas, condición socioeconómica, credo religioso, orientación sexual, nacionalidad, etc. 6. Portar elementos corto punzantes (cuchillos, punzones, navajas, pinza o limas metálicas filosas, etc.), elementos contundentes (cadenas, reglas de metal, bastones, palos que induzcan a la agresión, etc.), o armas (hechizas, pistolas, electroshock, gas pimienta, armas blancas de cualquier tipo, etc.) dentro del colegio como en el trayecto entre la casa y éste, entre otros.

“Tengo súper claro que es lo que realmente está sucediendo en el Liceo José Antonio Carvajal, por una parte el director no está a la altura de su cargo, y en segundo lugar, están identificados con nombre y apellidos los estudiantes que se vinculan una y otra vez con diferentes hechos de violencia, ahora, la pregunta que me hago y hago al resto. Porque siguen en clases y porque o quien los está protegiendo?. Mis hijos no van a clases hace rato y ya hace unos días supimos nuevos hechos de violencia, los nombres de repiten”, finalizó Bordón.

Al respecto de este hecho denunciando, Director ejecutivo del SLEP de Atacama indicó que “Tal como lo expresa la normativa, el establecimiento educacional debe realizar un procedimiento y pronunciamiento a la Superintendencia de Educación, explicando, argumentando y detallando las acciones a tomar. En este caso, el establecimiento educacional, particularmente su director y consejo de profesores, han decidido realizar este procedimiento. Son ellos y ellas quienes día a día conviven con los estudiantes, por consiguiente, tienen conocimiento sobre las conductas y son, en conjunto quienes elaboran sanciones respecto de actos vinculados a violencia física y psicológica.

Como SLEP de Atacama jamás validaremos conductas agresivas, violencia física y psicológica, en consecuencia, hacemos un llamado a los padres, madres, apoderados y a las comunidades educativas para fomentar y promover el respeto, priorizar el diálogo y generar acciones para una mejor convivencia. La educación de calidad es tarea de todas y todos”.

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top