fbpx
Cerrar

Vicario pastoral de la diócesis de Copiapó celebró 25 años de sacerdocio

Con una misa en el hermoso templo parroquial Nuestra Señora de Loreto de Tierra Amarilla, celebró sus 25 años de sacerdocio el p. Guido Castagna, vicario pastoral de la diócesis de Copiapó.

La misa se celebró este martes 15 de marzo por la tarde, y fue presidida por el mismo padre Guido, acompañado del Obispo, Monseñor Ricardo Morales, sacerdotes y diáconos, y una asamblea que repletó el aforo del templo.

En la homilía, el obispo agradeció la disponibilidad del p. Guido, con todos los obispos con los que ha trabajado, durante los veinte años que ha trabajado en la diócesis. Le dio las gracias también “por su trabajo con los más sencillos” refiriéndose a su labor en la pastoral de los trabajadores y de los temporeros. Hablando a los presentes, dijo que “la presencia de todos ustedes aquí, es muestra de la entrega y generosidad del p. Guido, muestra de esa cosecha que el Señor le permite conocer”.

Al final de la eucaristía, el p. Guido comenzó diciendo: “Oren por mí”. Agradeció a las personas de las comunidades parroquiales donde ha servido, sus actuales parroquias San José Obrero y San Pablo, la capilla del sector Borgoño de San Francisco, Santísima Trinidad en Copiapó, Inmaculado Corazón de María y San José Obrero de Vallenar, y la comunidad anfitriona de Tierra Amarilla. “Estoy contento. Servir al Señor en Atacama es el proyecto de mi vida, hasta que el Señor diga”.

La actual responsable de la parroquia tierramarillana, hermana Beatriz Garrido, agradeció todo el apoyo y la generosidad del sacerdote, además de haber sido el principal promotor de su nombramiento como responsable parroquial. También tomó la palabra Lina Arrieta, de la comunidad, haciendo especial hincapié en el trabajo del padre en el valle. El alcalde envió un agradecido mensaje en el que se refirió al p. Guido como un destacado servidor comunitario, por su cercanía y valor innegable.

El p. Guido Castagna nació en Italia en 1967, fue ordenado sacerdote en febrero de 1997, y llegó a Chile el 2001. Un año después llegó a la diócesis de Copiapó.

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top