fbpx
Cerrar

Entregan antecedentes sobre menores vulnerados sexualmente y llaman a crear sistema preventivo

La comisión investigadora sobre abuso de menores recibió la exposición de la Fundación San Carlos de Maipo, la ONG Raíces y el Hogar de Cristo, quienes contribuyeron en la entrega de información para avanzar en soluciones que permitan frenar la explotación sexual en menores.

Detección temprana y derivación responsable. Estos fueron algunos de los puntos analizados por la Comisión Investigadora Sobre Abuso de Menores, en conjunto con un grupo de entidades especialistas.

Desde la Fundación San Carlos de Maipo, su gerente general, Marcelo Sánchez, detalló el trabajo elaborado por el Observatorio Metropolitano (instancia de coordinación de acciones en torno a menores victimas de explotación sexual).

Explicó que, desde dicha instancia, se han coordinado acciones tendientes a contribuir en frenar el ingreso de nuevos menores víctimas de la explotación sexual en la región Metropolitana. Además, se promovió el aumento de la calidad de atención a los menores y sus familias, junto a su reinserción social.

Entre otros datos y crudas cifras, puntualizó que el promedio de edad de menores vulnerados es de 13 años. Un 79% corresponde a niñas y, un 21%, a niños. Asimismo, precisó que un 53% consumía alcohol y un 47% drogas.

Desde el organismo plantearon un modelo de alerta temprana con un nivel primario de prevención que favorezca el ejercicio de sus derechos, entre otros puntos (ver presentación aquí).

ONG Raíces

Por su parte, la directora ejecutiva de la ONG Raíces, Loreto Caro, explicó que iniciaron un proyecto piloto para vincular y efectuar un proceso de intervención que los llevará a la reparación del daño.

Dijo que, junto a un equipo de profesionales multidisciplinarios trabajaron para conocer cuáles eran los distintos perfiles y características. Lo más recurrente, explicó, tenía que ver con el intercambio de dinero, regalos y otras dádivas, incluso protección.

También detectaron que la explotación sexual es transgeneracional. Es decir, en la mayoría de los casos, madres y abuelas, principalmente en el caso de mujeres, también habían sido víctimas de la explotación sexual y, en ningún caso, ellas se cuestionaron esta vulneración. De hecho, precisó, muchas veces se naturalizaba la situación al interior de las familias.

Hogar de Cristo

En tanto, el director técnico del Hogar de Cristo, Carlos Vohringer, dijo que la evidencia internacional muestra que las niñas y adolescentes del sistema de protección especializado tienen mayores riesgos asociados al género.

Sostuvo que es un tema clave, mucho más, incluso, que sus pares masculinos. Detalló que el tema de la explotación sexual es transversal, pero que las mujeres tienen, además, una alta probabilidad de ser víctimas.

Agregó que hay mayor número de experiencias traumáticas e intimidación. De igual modo, existen mayores problemas de salud mental, pobreza y exclusión social. “Todo lo que, finalmente, tiene que ver con nuestros propios estereotipos y estigmatización hacia ellas”, describió.

Para que esta materia se resuelva debe existir un sistema integrado, explicó, pero, fundamentalmente, “se debe ir a las causas culturales y cómo estamos viendo estos temas como sociedad”. En particular, apuntó a los adultos del sistema de protección: policías, fiscalías, salud mental, salud física, servicios del Estado, legisladores, etc. (Ver antecedentes aquí).

Fuente: camara.cl

scroll to top