fbpx
Cerrar

Kinross Chile otorga beca a joven estudiante de odontología

Ayleen Figueroa asegura que tenía la ilusión de recibir el aporte de esta compañía minera, por lo que postuló a principios de junio junto a otros nueve estudiantes universitarios destacados de Copiapó y Tierra Amarilla.

La Beca Minera que Kinross Chile ofrece a estudiantes destacados de Copiapó y Tierra Amarilla ya tiene dueña; se trata de una joven que hace unos meses ingresó a la Universidad de Chile por mérito académico. Su vocación es ser odontóloga y ahora podrá cumplir su sueño con una ayuda que la acompañará durante todo el tiempo que dure su carrera.

Ayleen Figueroa fue parte de los nueve estudiantes con notorios antecedentes académicos, extracurriculares y familiares, que atendieron al llamado de Kinross a principios de junio para el proceso de postulación; todos aspiraban ganarse la beca que otorga US$ 2.000 anuales por un período de seis años, pero ella fue la que destacó. La ayudó el elevado promedio que obtuvo en la Prueba de Transición que presentó en 2020.

Según afirma, conocía el trabajo que realiza la compañía desde 1992 para ayudar a los egresados de 4to medio, así que esperó culminar sus estudios en el colegio San Francisco de la Selva e iniciar la universidad, para postular a este beneficio que -con ella- cumple 29 años en esta sociedad.

Cumplir con los requisitos que exige Kinross no le costó mucho, de modo que su mayor esfuerzo lo colocó en la carta de motivación, la cual “encuentro que me quedó bonita”, dice; en ella explicó que “somos una familia de bastante esfuerzo y necesitábamos un apoyo económico que no teníamos (…) para así poder solventar mis gastos, en materiales, libros, ¡todo eso!”.

Esta es la primera vez que Ayleen resulta beneficiada con alguna ayuda económica, por lo que reconoce que estaba muy emocionada cuando recibió la noticia por parte del comité de selección, el cual le hizo creer que asistiría a una nueva entrevista para informarle, junto a su madre, que sería apadrinada por Kinross Chile.

“Tenía la ilusión de que me la iba a ganar, pero no sabía que ya estaba seleccionada; que me lo dijeran así fue muy gratificante (…) estoy muy emocionada”, comenta la joven estudiante al tiempo que relata que con los primeros recursos comenzará a comprar los equipos universitarios que ya los necesita.

Ayleen todavía no se ha instalado en Santiago, donde vivirá por los próximos seis años, pero para cuando lo haga ya tendrá con quien contar. Trasciende que en esta versión de la Beca Minera Kinross se instauró la figura de madrina, que será la persona encargada de apoyar y acompañar a la ganadora en su proceso de adaptación.

“Nuestra relación con la comunidad ha evolucionado y en ese sentido nos hemos enfocado en que las personas que ganen no sólo reciban este aporte monetario, sino que también gocen de un apoyo importante para su desarrollo académico (…) hemos buscado a una persona de nuestra compañía que pueda colaborar en la instalación de la becaria en Santiago, generando las mejores condiciones”, comenta Cristina Fernández, gerente de Relaciones Comunitarias de Kinross.

Otro de los cambios que sufrió la Beca Minera Kinross es que este año también beneficiaron a los otros dos finalistas, quienes recibirán un computador cada uno como apoyo a sus procesos de formación, considerando el escenario que se vive hoy en día con respecto a las clases online por el tema de la pandemia.

scroll to top