fbpx
Cerrar

Retejida: la elaborada estafa que revivió en pandemia con “gurús espirituales” por Zoom

Una ya clásica estafa piramidal vuelve a cobrar fuerza, ahora disfrazada de movimientos que dicen ser “alquimistas” y engañando con conceptos de “economía circular”. Gracias a la pandemia, el proceso de reclutamiento de las potenciales víctimas pasó a ser vía Zoom, con supuestos talleres “espirituales”. Esta nueva trama la revela la Unidad de Investigación de BioBioChile.

Célula, Mandala, Círculo de Prosperidad. Diversos nombres ha recibido una ya histórica estafa piramidal, que arribó a Chile en el verano de 2008 en Concepción, pero que se ha extendido por todo el mundo, con nuevas técnicas que disfrazan el engaño, para timar a las personas.

“La herramienta más linda, más pulenta que existe, que es la Retejida”. Así comienza un extracto de la presentación de un supuesto gurú o líder de un grupo de autodenominados “Alquimistas”, que invita a participar de una “tribu”, que en realidad es una red que promete enormes ganancias de dinero a quienes ingresen.

Una figura piramidal dejaría en evidencia la estafa, por lo que ahora establecen un círculo, bajo un supuesto de economía colaborativa, que tiene a los elementos naturales como protagonistas: Viento, Tierra, Fuego y Agua, dentro de una “Nave”.

Esquema de mandala retejida estafa piramidal
Esquema que difunden las organizaciones

“Estoy en el ‘Agua’, se completó mi ‘Nave’, se completaron los 8 ‘Fueguitos’ y esa ‘Agua’ va a entrar nuevamente como un ‘Fueguito’ en otra ‘Nave’. Se reteje, vuelve a tejer, y comienza su tránsito nuevamente desde el ‘Fuego’ al ‘Agua””. Así explican el supuesto milagro del sistema, que supondría un efecto infinito de ganancias, en un video que circula en la red y que recopila BioBioChile.

Aseguran que ello “hace posible que este movimiento se convierta a largo plazo (…) que podamos seguir con la misma triada con la que formé inicialmente”.

Un salto de fe por Zoom

Todo esto en el marco de un supuesto taller espiritual desarrollado en videoconferencia de la plataforma Zoom, con más de 270 participantes. Para hacer convincente el engaño, convocan a un supuesto beneficiario. En su relato intenta persuadir a quienes tienen dudas.

Al principio dice haber tenido las mismas preocupaciones, comentando que pensó: “cagué con las lucas, esta hueá era un cuento, puta la hueá. Así como derrotado, con crisis de pánico, chiquillos, así mal, con ganas de vomitar. Pero resulta que después de esa crisis que tuve, dije ‘me voy a empoderar’. Me puse a estudiar, me leí todos los ‘lineaciertos’, me hice mis esquemas, me metí a los ‘Nutri-Zoom’, que son Zoom donde te enseñan el espíritu del movimiento y cómo funcionan, en el detalle”.

“Con ese conocimiento me puse a ‘soplar’ y logré mis metas en el ‘Vientito’, pasé a Tierra y en ese tránsito del Viento-Tierra-Agua me empecé a dar cuenta que esta cuestión, chiquillos, no tiene nada que ver con las lucas, pero nada que ver con las lucas. Me di cuenta que cuando uno hace el regalo es un acto de fe, como dar un salto de fe”, sostiene el facilitador.

Método de la estafa

Para ingresar como ‘Fuego’ se deben aportar unos 2.000 euros, es decir, casi 1,8 millones de pesos chilenos. Con eso se aseguraría la recepción de cerca de $14 millones de “regalo” de los otros participantes. La oferta es claramente tentadora.

“Estamos impulsando el ritmo semanal por elemento (…) por cada tránsito nos estamos demorando un mes”, aseguran.

Este tipo de estafas piramidales no son más que un esquema Ponzi, surgido en Boston hace 100 años. Si bien para comenzar bastarían unas 15 personas, al llegar a un nivel 10 ya harán falta 7.680 integrantes y al nivel 20 casi 8 millones de personas para sostener el ritmo, lo que hace que estos sistemas colapsen rápidamente y terminen entregando ganancias sólo al grupo inicial.

Desde la Policía de Investigaciones indicaron a BioBioChile que todavía no tienen reportes o denuncias por estafas con este nuevo modus operandi, pero se mantienen alerta, porque en cualquier momento se podría defraudar a una víctima.

“Hay un momento cúlmine en que los líderes de la organización deben abandonar el esquema, porque podría colapsar si todos los inversionistas o personas captadas deciden solicitar el retorno de sus inversiones. Antes de que eso suceda, el líder de la organización desaparece y produce el perjuicio económico a todos los que han hechos los aportes de dinero”, explica el subprefecto Marcelo Romero, jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI.

El detective detalla que las características de estas organizaciones son similares a la división celular. “Tiene una estructura de estafa piramidal o estafa que también se denomina Mandala. Un esquema de negocios donde se ofrece al participante o inversionista la tentadora rentabilidad en un breve plazo y con el condicionante de reclutar a nuevos inversionistas, se va enanchando la base de la pirámide en favor de quienes están en la cúspide”.

Así es como la célula o líder que se ubica en el centro es quien va recibiendo los pagos de aquellas víctimas que van captando y rodeando la estructura principal.

“Los victimarios apuestan a un espíritu de superación y avance espiritual de las personas que son víctimas del engaño, que están vulnerables. Pienso en personas que estén en una condición anímica desfavorable, con problemas de autoestima o que necesiten superar algún tipo de adicción”, reflexiona el policía.

Efecto 10%

Un factor que podría haber reactivado esta antigua forma de estafa serían los retiros del 10% desde los fondos de las AFP.

Romero sostiene que “el hecho del retiro del 10% significa que exista flujo permanente de efectivo y recursos en el mercado. Hemos visto cómo ha incrementado el delito de estafa, sobre todo por plataformas virtuales. Internet es un caldo de cultivo para este tipo de engaños, aprovechando el anonimato que ofrece la red”.

La Brigada de Delitos Económicos hace una advertencia: “Muchas veces el victimario hace un seguimiento de los sitios más recurrentes de la víctima y hacen el contacto en atención al tipo de temática que la víctima busca en internet”, dice el subprefecto.

Finalmente, el detective recalca que “hay que desconfiar de todo tipo de negocios donde se exija el aporte de un nuevo grupo de inversionistas, desconfiar cuando no haya claridad en cuál es el negocio o inversión que se hará con este dinero. Esa es una señal o luz de alerta de que podemos estar frente a un delito de estafa piramidal”.

Fuente: BioBioChile

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top