fbpx
Cerrar

Europa, en alerta por COVID en Semana Santa: Francia se confina, Italia endurece restricciones y la OMS pide acelerar la vacunación

El ascenso de casos de COVID-19 en Europa ha empujado a los países a endurecer sus medidas contra la pandemia. Europa sigue inmersa en la escalada de contagios, donde  el continente ha reportada 217.560 casos –solo 30.000 menos que la ola europea de enero–, frente a los 160.640 de Asia o los 127.904 de Latinoamérica y Caribe, las otras dos regiones con mayor impacto del virus.

Algunos de los países que han decidido endurecer o prolongar recientemente las restricciones debido al empeoramiento de la situación epidemiológica son Francia –con una incidencia de 756 casos por 100.000 habitantes en 14 días y cuarto país de todo el mundo que más casos ha reportado en la última semana solo por detrás de gigantes como Brasil, Estados Unidos y la India–, Italia –501 casos por 100.000 habitantes– y Suecia –721 casos por 100.000 habitantes–. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha pronunciado este jueves y ha calificado de “necesarias” las nuevas restricciones en Europa ante el aumento de los contagios, la rápida propagación de la variante británica y el aumento de los desplazamientos por Semana Santa.

Desde este sábado y hasta el 5 de abril, los tres días festivos nacionales de Semana Santa, toda Italia pasará a “zona roja”, la de mayores restricciones previstas por el Gobierno. Entre otras medidas, estarán prohibidas las visitas a familiares y amigos y no será posible moverse entre regiones o municipios. El Consejo de Ministros italiano aprobó este miércoles un nuevo decreto para mantener hasta el 30 de abril las medidas para frenar el coronavirus. Actualmente, diez regiones están en “zona roja” y el resto del país se sitúa en “zona naranja” y el toque de queda está vigente entre las 22.00 y las 5.00 horas en todo el territorio nacional.

Por último, el Gobierno alemán ha pedido a sus ciudadanos que no viajen en Semana Santa, excepto por motivos esenciales, ni dentro del país ni al extranjero. Desde este martes, cualquier viajero que entre al país por vía aérea debe presentar un test negativo -ya sea PCR o antígenos-, independientemente del lugar de procedencia, una medida que se ha implantado ante la avalancha de reservas de alemanes en Mallorca.

error: Alert: Content is protected !!
scroll to top