fbpx
Cerrar

Un tema de conceptos (y tetas)

(Sí, escribí tetas)

Ya había escrito muy emocionalmente acerca de mi decisión de salir del clóset (de nuevo), pero esta vez como hombre trans. Le he llamado “no binario”, porque usualmente no me identifico con la hiperexpresión de lo masculino, aunque no estoy lejos de desear ciertos atributos (tono muscular, una voz más profunda, tal vez). Pero no es mi prioridad.

Esta parte es para hablar de la contingencia, de lo que implica el haber pasado ya dos meses desde el “evade”, pasar por el toque de queda, darnos cuenta que el país necesita mucho más que una rebaja en el pasaje del metro, y todo este proceso de abrir los ojos, con todo lo que eso implica. Tiene relación también con lo tangible que es el hecho que la vida es finita, que los años se pasan volando, y que las decisiones personales son las que modelan el camino, junto a varios sucesos externos. Estos meses han sido dolorosos, pero lindos. Han sido decisivos, brutales, crueles, crudos, emocionantes y congregantes. Y me han hecho pensar hasta cuánto más me voy a aplazar, en pos de lograr un cambio personal.

Antes les hablaba de que nunca me he sentido mujer: soy un hombre con vagina, y sobretodo, y muy notoriamente, con un par de tetas chicas, 34b. Uso top deportivo-aplastador, a veces cuando quiero sentirme mejor uso binder (una tortura en verano, y no puedo pedalear con eso, muero sin poder respirar). Nunca las he podido ver bien, nunca las he querido, nunca las quise. Tenía 12 años cuando llegó la regla y aparecieron unas cuestiones raras, y el primer sostencito pequeño, junto a una verdad: TIENES TETAS, y no puedes dejar de usar sostén.

Desde entonces las vengo odiando. Hago concesiones conmigo mismo, las obvío, las disimulo, el polerón ancho, la polera enorme, camisas amplias, y el sostén deportivo aplastando, me miro al espejo en pelotas y digo “weón, qué rica mi espalda, qué bacanes mis brazos… y el resto, las tetas, ojalá no estuvieran. Ojalá se pudieran desmontar”.

En medio de este conflicto fui a un dato de un doctor en una clínica, con la idea de empezar a pensar en cómo sacarme las pechugas. El doc fue muy atento, muy dulce, muy sensato, y sobretodo muy honesto: “la operación no la cubre la isapre”. Y yo ya odio la isapre, y ya odio mis pechugas, me dio un bajón brígido. $3.2 palos, casi 3.3 sale la gracia con ese doc. No es tanto… pero sí lo es para mí.

Al menos empecé a averiguar. Les cuento con el afán de transparentar cómo es el querer ser uno mismo en este (sis)tema maldito, con esta salud. Si quisiera seguir el camino “clásico” (no existe esto, pero usualmente los hombres trans inician hormonas primero y luego se operan), tendría que estar tal vez en el sistema público, y empezar así, “de libro”, y sólo un año después de estar con hormonas el Estado estima que “vas en serio” y recién podrías optar por operarte las pechugas. Yo sólo quiero sacarme estas masas que no me identifican, que me dan pena, que me producen una frustración enorme al ver mis camisas, y mis poleras sin verse como espero, y como me percibo. No hago este post para decirles “necesito las lucas”, aunque sí, las necesito, y de alguna forma las voy a hacer, sino para contarles cómo es todo esto, y cómo para variar, el paternalismo es parte del sistema de salud, y hasta se invalida la realidad y la decisión de alguien trans de modificar su cuerpo a su voluntad.

Evidentemente es un primer paso y fue un buen primer paso. Como dije, el doc fue atento, amable y realista. Como en todo, hay que evaluar y ver, aunque si les soy honesto, con la situación país, con las cosas del trabajo cómo están y los pagos que no llegan a tiempo, la posibilidad se aleja más y más. Ni hablar de vacaciones (o tal vez sí), o de viajar.

Esta segunda parte ha sido más directa, más pragmática en el relato. Y sí, pienso que otra cosa que cambió este mes de eventos en el país me ha forzado a comunicar cosas de manera más franca, y más velozmente. Ojalá les pueda contar más detalles de todo esto que estoy viviendo, pero siento que a medida se vayan sumando cosas, iré avanzando.

Por ahora las tetas siguen ahí. No hay plata, y debo acumular más datos y más formas de poder llegar a donde quiero.

Y claro, seguir funcionando. Aguantemos.

Pilo Naturali
@ethan_sword

Fuente: BioBioChile.cl

scroll to top