fbpx
Cerrar

Hombre que nació sin testículos recibió uno de su hermano: ¿Quién será el padre de un futuro hijo?

Un complicado caso médico fue analizado hace algunos días. Se trata de la historia de un hombre de 36 años que nació sin testículos y, a modo de reparación, recibió uno de parte de su hermano gemelo.

Si bien la cirugía resultó ser exitosa, desde ya se generó un debate en la comunidad científica, ya que en caso que el trasplantado tenga un hijo, ¿Este biológicamente será de él o del donante?.

El caso fue tomado por el diario estadounidense The New York Times, el cual relató que un equipo de científicos estadounidenses viajó hasta la ciudad de Belgrado (Serbia), donde se desarrolló la operación, tercera en la historia de este tipo.

La cirugía fue liderada por el urólogo Miroslav Djordjevic y fue considerada como extremadamente compleja, extendiéndose por seis horas. Parte del equipo estuvo formada por profesionales que realizaron el primer trasplante de pene en Estados Unidos en 2016.

Tan difícil fue esta intervención que los médicos debieron conectar dos arterias y venas juntas, las cuales tienen apenas 2 milímetros de ancho.

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

Según explicó el citado medio, el testículo trasplantado debía estar ya conectado a su portador en un plazo no mayor a cuatro horas, desde el comienzo de la operación. Afortunadamente, esto se concretó sin inconvenientes.

La operación fue llevada a cabo hace aproximadamente un mes y desde ya ha generado un debate por la probable descendencia que pueda entregar la persona trasplantada. No obstante, ya existe un antecedente respecto a este caso.

En este sentido el donante, hermano gemelo, había entregado su consentimiento legal de donar todo el material genético a quien recibiría el órgano. Por lo tanto, desde este punto de vista no habrían inconvenientes.

Sin ir más lejos, ambos buscaron al médico Miroslav Djordjevic para que llevara a cabo esta intervención, debido a que en 2014 el logró un trasplante de útero entre gemelas, lo que permitió que la receptora se convirtiera en madre tiempo después.

Asimismo, Djordjevic dejó en claro que el estrecho vínculo sanguíneo entre ambos permitirá que el nuevo portador del órgano entregue información genética casi idéntica a la suya a su futuro hijo.

“Como beneficio adicional, el receptor tampoco tendrá que tomar inmunosupresores para evitar que su cuerpo rechace el tejido”, explicó el profesional.

scroll to top