fbpx
Cerrar

Los goles del copiapino ‘Pata Bendita’ Castro: el olvidado récord que le resta superar a Esteban Paredes

El pasado sábado 05 de octubre, Esteban Paredes se convirtió en el máximo goleador de la Primera División del fútbol chileno, al llegar a 216 tantos a lo largo de su carrera.

Con su gol en la fecha 23º del Campeonato Nacional, el delantero superó la marca de Francisco ‘Chamaco’ Valdés, que ya había igualado en agosto pasado, en la igualdad 2-2 ante Palestino.

Y el ‘7’ de Colo Colo no pudo inscribir su nombre en los récords del balompié nacional con un mejor escenario. Fue en el triunfo 3-2 de los albos ante Universidad de Chile, en la edición 186 del Superclásico y ante un Estadio Monumental repleto.

Pero, además de llegar a 216 goles en Primera División, Paredes alcanzó un total de 357 anotaciones a lo largo de su carrera, contando Copas Chile, torneos internacionales, Primera B, Selección nacional y el fútbol mexicano, donde estuvo dos temporadas.

Un registro impresionante, pero que aún está a un par de goles de distancia de otros dos récords de futbolistas nacionales: los 208 goles de Carlos Caszely por Colo Colo; y los 373 festejos en la carrera de Osvaldo ‘Pata Bendita’ Castro en todo tipo de competiciones.

ACECHANDO A UN ‘REY’ Y A UN ‘BENDITO’

La continuidad de Paredes en la tienda alba sigue siendo la gran duda de cara al próximo año. El atacante termina su contrato con el ‘cacique’ en diciembre de 2019 y, pese a haber dicho en varias ocasiones que piensa colgar los botines a fines del presente año, existen dos razones que podrían llevar al ‘7’ a prolongar su carrera.

Leonardo Rubilar | Agencia UNO

La primera es el récord que ostenta Caszely como goleador histórico del cuadro ‘popular’. Entre torneos nacionales e internaciones, ‘el rey del metro cuadrado’ anotó 208 goles, a cierta distancia de los 194 de Esteban. Entre ambos, con 205 dianas, está el registro de ‘Chamaco’ Valdés con la camiseta blanca.

La segunda, la impresionante cantidad de tantos convertidos por Osvaldo ‘Pata Bendita’ Castro en su carrera (contando selecciones, torneos nacionales, internacionales y en el extranjero), que llegó a 373, 16 por encima de los 357 de Paredes.

De grandes campañas en Unión La Calera y Deportes Concepción antes de partir al fútbol mexicano, el oriundo de Copiapó marcó un hito en una época donde el balompié azteca era minimizado y las estadísticas no generaban la admiración que hoy sí.

“Yo fui siempre una persona muy tranquila. Hacía bastantes goles, pero nunca llevé la estadística”, comentó Castro, hace algunos años, a La Tercera.

En México son pocos los que no recuerdan los goles de ‘Pata Bendita’. Brilló en el América, el club más popular y ganador del fútbol azteca, además de realizar buenas campañas en el Coyotes Neza, el Atlético Potosino y los Pumas de la UNAM, elenco donde se retiró en 1984 y para el cual aún trabaja como técnico en divisiones inferiores.

Pese a que BioBioChile intentó contactarse con Castro, desde la ciudad de México él prefirió no dar declaraciones, tal vez manteniendo ese perfil introvertido que incluso marcó su paso por La Roja, con la que estuvo en el Mundial de Alemania 1974.

EL GOLEADOR OLVIDADO

No hay una razón concreta de porqué los 373 goles de Castro son tan poco recordados en nuestro país. Algunos dirán que es por haber partido joven a México, pese a que retornó fugazmente en 1978, cuando jugó por Universidad Católica. Otros, pueden asegurar que es por haber destacado en dos equipos ‘chicos’ del fútbol nacional.

Unión La Calera llegó a mediados de 1965, luego de que un dirigente ‘cementero’ se enterara de los rumores de un zurdo y promisorio joven, lustrador de zapatos, que jugaba en la plaza de Copiapó todo el día a pies descalzos.

“Yo jugaba en las colonias con otros chicos, casi todos más grandes que yo, allá en Copiapó. Muchas veces se trataba sólo de patear la pelota contra un frontón. Ese era el pasatiempo. Un día un compañero, viéndome golpear la pelota, se acerca y me dice: tú eres un pata bendita. Y así se quedó”, comentó en su momento Castro.

En 1966, con 18 años, debutó con el cuadro calerano anotando dos goles en la derrota 3-2 ante O’Higgins. De ahí en más, comenzó a consolidarse como figura del equipo ‘del cemento’, donde anotó 72 tantos en 95 partidos.

ARCHIVO | Club América
ARCHIVO | Club América

Luego saltó a Deportes Concepción, donde es recordado por sus 61 festejos con la camiseta ‘lila’. Su renombre fue creciendo, así como los mitos en torno a él: aseguraban que mandó al hospital al portero Jesús Trepiana, de Unión Española, luego de darle un pelotazo en el tórax; y que desmayó a su compañero Pedro Graffigna, luego de que él conectara con la cabeza un centro-remate de Castro.

Luego vinieron sus años en México, donde quedó grabado en la memoria de los hinchas de las ‘águilas’ del América, incluso la de los más icónicos. “Chespirito tenía muy grabados a los jugadores del América. Y hablaba de ellos en sus películas. En una de ellas, quién sabe por qué, salía yo”, recordó ‘Pata Bendita’ hace unos años.

“Aquí en México, en cualquier lugar de la República, me conocen, porque hice buena historia. El chileno a veces se olvida, pero yo no guardo rencor a nadie. Me conformo con que algunos de los que me vieron jugar, todavía se acuerden. Hoy los tiempos han cambiado, pero algunas historias siempre quedan”, detalló Castro sobre su carrera.

scroll to top