fbpx
Cerrar

Se define plan de contingencia por paro de taxi colectivos en Copiapó: habrá más buses de apoyo

Movilización de gremios de transporte público menor se debe a la decisión de mejorar los servicios de colectivos con más competencia y recorridos a zonas hoy desatendidas por los empresarios.

Seremi Vittorio Ghiglino llamó a los empresarios a dialogar y a no afectar a los copiapinos con su decisión de no prestar servicios de transporte. Se dispondrán buses de Sol de Atacama cada siete minutos para aminorar efectos de la movilización.

El Seremi de Transportes y Telecomunicaciones de Atacama, Vittorio Ghiglino, anunció un plan de contingencia que busca reducir los efectos de una paralización anunciada para mañana por gremios de taxicolectivos de Copiapó. La movilización busca dejar sin servicios de transportes a los copiapinos, entre las 7:00 y 14:00.

La determinación de los empresarios de transporte público menor se debe a su desacuerdo con una nueva normativa impulsada por el Gobierno, que busca mejorar los servicios de colectivos con más recorridos a varias zonas hoy desatendidas por ellos, como Llanos de Ollantay, Cartavio, Hospital, San Fernando y Palomar.

Para tal efecto, el seremi Ghiglino busca hacer efectivo un dictamen de Contraloría, que establece que se podrán instalar nuevas líneas de colectivos que cuenten con solo un terminal. Con ello, se deja atrás una norma de 2015, que establece como exigencia que las empresas tengan dos terminales, lo que prácticamente congelaba la malla actual de recorridos y dejaba capturado el mercado del transporte en pocos empresarios.

“Nuestro interés es el bienestar general de los habitantes de la Región de Atacama y lo que buscamos con esta nueva normativa es mejorar sustancialmente el servicio de transporte público en Copiapó. No queremos más colectivos que no dejan a las personas donde viven o que dan la vuelta corta y demoran muchísimo más en pasar. Queremos servicios que lleguen a todas las poblaciones y que cumplen con tiempos de espera y un servicio mejor. Para iniciar ese propósito, este cambio es fundamental. Queremos llamar a los gremios a sumarse a un mejor transporte público para nuestra ciudad, en lugar de causar más daños a los copiapinos”, señaló.

El plan de contingencia diseñado por la Seremi de Transportes, implica un reforzamiento del transporte público mayor (Buses Sol de Atacama), que duplicará su frecuencia de 13 a siete minutos. Además, si la paralización se extiende, se busca la eventual implementación de cuatro buses de acercamiento desde los sectores más poblados hacia el centro de la ciudad.

Asimismo, la autoridad recalcó que ya solicitó apoyo al gremio de taxis básicos para facilitar la movilización de los copiapinos y detalló la ejecución de una alianza estratégica con la Seremi de Educación y del Trabajo para que los establecimientos educacionales y las empresas de la región sean más criteriosos con los posibles atrasos.

“Estamos trabajando incansablemente para que esta movilización no tenga efectos perjudiciales en la movilidad de quienes tengan que desplazarse por nuestra ciudad.  A la aplicación de este plan de contingencia, se sumará también un monitoreo constante para asegurar el funcionamiento de aquellas líneas de taxis colectivos que no se sumaron al paro. En ese sentido, hago un llamado a los conductores a priorizar el diálogo, ya que las puertas de la Seremi de Transportes siempre estarán abiertas”, señaló Ghiglino, haciendo un llamado a que los usuarios denuncien los eventuales sobreprecios que se podrían registrar en algunos taxis colectivos producto de la paralización.

Respuesta a gremios

Asimismo, Ghiglino respondió a las exigencias de los gremios movilizados, que a través de una carta al intendente regional, acusaron, entre otras cosas, ausencia de diálogo.

“Los copiapinos esperan soluciones de sus autoridades y el diálogo es fundamental para construir acuerdos. Lamentablemente algunos gremios no han sido capaces de escuchar siquiera las propuestas que está secretaria regional les había preparado”, explicó la autoridad, detallando que es facultad del Seremi determinar la cantidad y tipos de terminales con que deberán contar los servicios de locomoción colectiva urbana, así como el plazo en que éstos serán exigibles. Al mismo tiempo, señaló que dicha facultad no contempla una consulta previa a los responsables de los servicios o a los gremios.

Se estima que unas 186 mil personas, principalmente de Copiapó y Tierra Amarilla, se verán afectadas por esta movilización, por lo que la autoridad de Transportes también destacó una coordinación con Carabineros para asegurar el funcionamiento de las líneas 11 y 66 que no adhirieron a la paralización y han optado por sumarse al trabajo de mejora de calidad del transporte público, impulsado por el Gobierno.

 

scroll to top