fbpx
Cerrar

Minera Exeter demanda al Fisco por US$4.800 millones, pide la servidumbre de más de 800 hectáreas estatales para desarrollar proyecto Caspiche en la zona de Tierra Amarilla

logitoLa minera canadiense pide la servidumbre de más de 800 hectáreas estatales para desarrollar el proyecto Caspiche en la zona de Tierra Amarilla, Región de Atacama.

La minera canadiense Exeter demandó al fisco solicitando la servidumbre de más de 800 hectáreas para desarrollar su proyecto de cobre y oro denominado Caspiche, que se ubica en la zona de Tierra Amarilla, Región de Atacama.

En su demanda, la empresa -representada por el abogado Pablo Mir- destaca que el proyecto Caspiche requiere diversas faenas mineras, para lo cual “es esencial e indispensable” contar con las servidumbres sobre el predio solicitado al fisco.

“El proyecto en cuestión, generará nuevos y significativos empleos en la zona donde se localiza, y constituirá un importante polo de desarrollo para la Región de Atacama, contribuyendo al beneficio social y económico de la misma”, dice la demanda.

El proyecto Caspiche considera la explotación, mediante una operación a rajo abierto, de un depósito minero ubicado a 4.300 metros sobre el nivel del mar.

Las reservas de minerales estimadas a esta fecha del proyecto Caspiche alcanzan aproximadamente a 19,33 millones de onzas de oro, 41,5 millones de onzas de plata y 2,1 millones de toneladas de cobre, con una producción estimada de 150.000 toneladas de minerales por día, lo que de acuerdo al plan de explotación proyectado implica una vida útil estimada del proyecto de 20 años, incluyendo un plazo de 5 años para su cierre.

“Tal como se desprende de lo señalado en esta demanda y de los antecedentes que se acompañan, se hace indispensable y urgente constituir sobre el predio superficial y a favor de las concesiones mineras de mi representada, servidumbres legales mineras de ocupación y tránsito que comprenden una superficie de 827,39 hectáreas de terreno fiscal, a fin de realizar las labores mineras pertinentes del proyecto Caspiche, toda vez que resulta imperioso para la cómoda y conveniente explotación de dichas concesiones contar con las servidumbres cuya constitución se solicitan”, destaca la demanda.

Añade que las servidumbre mineras en cuanto a servidumbres legales, son obligatorias porque han sido impuestas por ley; de modo que una vez acreditada la existencia de una concesión minera cuyo título esté vigente a nombre del solicitante y demás requisitos legales, dichos gravámenes son ineludibles para el predio sobre el cual recaerá la respectiva servidumbre.

Agua

Según trascendió, la demanda apuntaría a la exploración de agua.

Precisamente la escasez de este vital elemento es uno de los principales problemas de la Región de Atacama.

Dado esto, las mineras han tenido que optar por desalar agua de mar, proceso que es hasta cuatro veces más costoso. Por ello, cobra relevancia que las firmas mineras aúnen sus esfuerzos para abastecer de agua a sus proyectos que están localizados aledañamente a las zonas de desarrollo.

Es por esto que Minera Eton, filial en Chile de la empresa canadiense Exeter Resource, y su connacional Atacama Pacific, firmaron un acuerdo de joint venture para la exploración de potenciales fuentes de agua subterránea en las tenencias compartidas de la Cuenca Dos y Laguna Verde de la región.

Cada minera será propietaria de una participación del 50% en cada predio de agua. Asimismo, cada una deberá incurrir en el 50% de los costos asociados con la exploración.

Las compañías ya han hecho algunas perforaciones y han encontrado cantidades significativas de agua, que les dan pistas certeras acerca de la viabilidad del acuerdo. Además, Exeter enfatizó que se dedicarán exclusivamente a la búsqueda de fuentes subterráneas, ya que las fuentes de agua superficiales aparentemente no resultaron ser significativas.

Fuente: El Pulso.

scroll to top